¿Convienen o no los premios en la música cristiana católica?

En plan de opinión, algunas reflexiones sobre este tema de actualidad.


Una de nuestras historias favoritas
El Padre Vicente es una de mis series radiofónicas favoritas. Fue escrita por el ya fallecido profesor Mario Kaplún, un gran comunicador –junto a su esposa doña Ana Hirsz-, y cuenta la historia de un sacerdote católico que vive en un barrio obrero. Sus vivencias, sus experiencias con todo tipo de personas y sus reflexiones en torno a la fe y al verdadero compromiso del cristiano van quedando plasmadas, capítulo tras capítulo, en un diario que el padre escribe.
En una de dichas vivencias, el padre Vicente se enfrenta al dilema de las premiaciones a los mejores alumnos del colegio parroquial (por cierto: la palabra “alumno” significa “sin luz”. Imagínense entonces, de acuerdo con los que aún usan esta palabra, el montón de velitas apagadas que tenemos en nuestras escuelas, colegios y universidades). Mientras que la directora del plantel está convencida de que los premios son un excelente incentivo para que las niñas y los niños se esfuercen por alcanzar altas metas académicas y así “lleguen lejos”, digamos, a elevados cargos ejecutivos y de mando, el padre Vicente se pregunta si las menciones de honor no serán más bien la forma más fácil de acostumbrar a los pequeños a pensar solamente en función de sus intereses personales, a anular sus inclinaciones generosas y a reducir su educación a la mera consecución de una medalla.
Llega el día de las premiaciones y en medio de la multitud de estudiantes, padres y maestras, cuando los papás y mamás de los ganadores se desgastan las manos de tanto aplaudir a su “hijito sabio”, cuando se anuncia a los ganadores de las medallas de oro, plata y bronce, mientras que los otros niños se enfrentan a su propia frustración y desgano, amén de las caras de desaprobación de sus defraudados progenitores, el padre Vicente impulsivamente propone algo nuevo: hasta ese momento, las maestras daban los premios. ¿Qué pasaría si fueran los mismos estudiantes quienes dieran esos reconocimientos?
En medio del espanto de los adultos ante semejante sacrilegio educativo, los niños se toman en serio la propuesta de Vicente. Y eligen a uno, a Maciel. Las profesoras se aterran: a ese ni siquiera lo habían considerado dentro del “cuadro de honor”. Pero los niños dan la razón de su elección. Maciel es muy buen compañero. Él ayuda a aquellos a quienes les cuesta aprender, hace un esfuerzo por dar lo mejor de sí a sus semejantes. Y por esa razón, sus cuadernos no tienen lindos dibujitos ni adornos como los de los seleccionados por las maestras, ni sus notas son las más altas: simplemente no tiene tiempo para tantas arandelas. Él va detrás de algo más importante que lucirse.
A Maciel ya no le pueden dar medalla alguna, porque todas fueron entregadas. Sin embargo, una compañerita se le acerca y le entrega un lápiz que el niño dejó en casa de la chica, en una ocasión en que durante horas él trató de explicarle un complicado problema matemático que ella no entendía. El lapicito estaba plagado de hendiduras hechas por los dientes de Maciel, quien lo mordía para mantenerse calmado y poder ayudar así a su amiga. Y ese fue el mejor de los premios, el más merecido. Esta es la historia de Maciel y de su medalla de palo.
¿Y a qué va este rollo?
Les cuento todo esto porque mi esposa y yo recordábamos este hermoso capítulo, simple y tierno, tras enterarnos de que cierto importante medio católico de nuestra ciudad de Bogotá ha anunciado durante los últimos días unos premios a lo mejor de la música católica, unos premios a los más importantes intérpretes de la canción para Dios. Este medio ha invitado a sus oyentes a votar por la música de sus artistas favoritos, de tal forma que el premio lo gana aquel que más llamadas de apoyo haya acumulado.
En un ejercicio de lectura de esta realidad –y tan sólo con visitar la página web del medio-, se percibe que la iniciativa tiene como finalidades apoyar al artista católico, impulsar sus iniciativas de evangelización y afianzar su reconocimiento entre el público (llamémoslo así, con perdón) de nuestra Iglesia. Probablemente llevar a cabo estos premios sea fruto de una buena intención. Sin duda alguna, los cantantes nominados tienen, sin excepción, excelentes cualidades no sólo artísticas, sino también personales.
Examinemos más detenidamente lo anterior a la luz de la historia de Maciel.
¿Apoyo justo y necesario?
Los premios del colegio parroquial son un aliciente para que niñas y niños “sean mejores”; los premios “hacen bien” pero solamente al ego de los estudiantes (¿?). Ahora bien, los premios son un apoyo al artista católico. ¿En qué consiste dicho apoyo? Gran parte de los postulados en la premiación son artistas que se dan a conocer a través del medio organizador; son, digámoslo así, de la casa (de esta manera, lo premios pierden el espíritu de apertura). Bastante apoyo, nos parece, es ya el pasar sus canciones durante la programación. ¿Y los artistas que casi no suenan o que definidamente no aparecen en el medio, específicamente esos que han pasado por las duras y por las maduras para dar a conocer su testimonio, tanto o más que los reconocidos, dónde quedan? Un montón de colegas anónimos, que todos los días se esfuerzan por decirle sí a Jesús a través del arte, que saben que no pueden callarse la Buena Noticia y que buscan transmitirla de la mejor manera posible, aun a costa de perder su tranquilidad y su estabilidad… Esos son los que requieren apoyo, no en clave de reconocimientos verbales ni de falsa fama egoísta, sino de ayuda para conseguir herramientas de trabajo (instrumentos, financiación de la producción de discos en términos justos, etc.), para que no se apague su voz, para mantener vivo el fuego del Espíritu en ellos ante la decepción y la apatía de este mundo.
¿Habrá que lucirse? ¿Qué es eso de impulsar?
Por otra parte, y aunque no lo parezca y no sea el mismo caso para todos, hay que lucirse para ganar los premios, y todos los esfuerzos para lucirse estarían mejor empleados en otras cosas, como en el caso de Maciel. Al participar (aunque a algunos los “participan”) en premios de este tipo, los artistas pierden el rumbo, el norte de su misión. Por ejemplo, he oído a ciertos colegas hablar de su intervención en tal o cual festival de arte católico, como si acabaran de llegar de una “batalla de bandas”, como la de la película Escuela del Rock. Dicen: “ganamos, no ganamos, quedamos de tanto”… ¿De eso se trata?
Impulsar a los artistas católicos es otra de las razones de los premios. Al respecto, y con todo respeto, diré que conozco colegas amigos que han pedido a sus allegados que voten por sus temas en el conteo de las 15 canciones en el medio en cuestión (un conteo hasta el número uno también es una premiación). ¿Ese es el impulso que necesita un músico católico? ¿Para eso fue enviado? ¿Su misión es dar el mensaje, ser fermento, o pedirle a la gente que vote por sus temas, en franca competencia con otros, como uno ve que hacen en los reality shows? (¡Vota ya mismo por Shindie –se pronuncia Cindy- enviando un mensaje del texto!)
Los oyentes, llevados y traídos
En los premios, el apoyo de los oyentes resulta fundamental. Tu voto cuenta, así que vota por tu artista favorito. ¿Para qué? La verdad es que convocar así a la gente no tiene un objetivo más claro que la promoción del medio. ¿Supiste que por allá están sonando x contra y? Pues vamos allá para ver qué pasa. Sintonicemos y veamos, oigamos, a ver quién dice la gente que es el ganador. ¿Y dónde quedan Jesús y su mensaje en medio de este campo de juego? Dirán que es precisamente a Él a quien están promocionando. ¿Están seguros?
Me dirán que exageramos, que lo que no se da a conocer se pierde, que incluso Jesús necesitó de fama para llegar a donde llegó. Pero como ya dije antes, su fama no era egoísta. El apoyo que se requiere es de otro tipo. A la gente hay que darle testimonio de vida en comunidad. Y por andar buscando lo que no es, nos vamos desgastando y olvidando nuestra misión.
En conclusión, el fin de apoyar al artista católico es bueno –buena falta nos hace-; sin embargo, el método en este caso que nos ocupa no lo es. Y no nos estamos inventando nada: ya varios músicos reconocidos y no tan reconocidos han manifestado su desacuerdo con las premiaciones en este ámbito. Por otra parte, Pablo ya se lo explicaba a los corintios: Se dice: “Uno es libre de hacer lo que quiera”. Es cierto, pero no todo conviene. Sí, uno es libre de hacer lo que quiera, pero no todo ayuda al crecimiento espiritual. No hay que buscar el bien de uno mismo, sino del bien de los demás. (1 Corintios 10.23-24).
Entonces, ¿los premios a lo mejor de la música cristiana, de la música católica, ayudan al crecimiento espiritual de las personas? ¿Son convenientes? ¿Buscan el bien común?
Lo que dice Jesús
Todas y todos caemos en la falta de ignorar lo que Jesús opina con toda claridad en su Palabra. ¿Qué expresaría hoy si le dicen: ven acá y sé jurado de esta o de aquella premiación? Veamos:
No amontonen riquezas aquí en la tierra, donde la polilla destruye y las cosas se echan a perder, y donde los ladrones entran a robar. Más bien amontonen riquezas en el cielo, donde la polilla no destruye ni las cosas se echan perder ni los ladrones entran a robar. Pues donde esté tu riqueza, ahí estará tu corazón (Mateo 6.19-21).
Llegaron a la ciudad de Capernaum. Cuando ya estaban en casa, Jesús les preguntó:
-¿Qué venían discutiendo ustedes por el camino?
Pero se quedaron callados, porque en el camino habían discutido quién de ellos era el más importante.
Entonces Jesús se sentó, llamó a los doce y les dijo:
-Si alguien quiere ser el primero, deberá ser el último de todos, y servirlos a todos. (Marcos 9.33-35).

Como ustedes saben, entre los paganos los jefes gobiernan con tiranía a sus súbditos, y los grandes hacen sentir su autoridad sobre ellos. Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que entre ustedes quiera ser grande, deberá servir a los demás; y el que entre ustedes quiera ser el primero, deberá ser su esclavo. Porque, del mismo modo, el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida como precio por la libertad de muchos. (Mateo 20.25-28).
Hermano músico, hermana artista: ¿Dónde estará tu riqueza, tu premio verdadero? ¿Dónde estará tu medalla de palo? ¿Importa más tu repisa cargada de trofeos, menciones y recortes de prensa o lo bueno que sin tanta bulla, con tu arte o sin tu arte, haces por los demás, que a la larga haces al mismo Dios?
Les aseguro que si ustedes no cambian y se vuelven como niños, no entrarán en el Reino de Dios. El más importante en el Reino de Dios es el que se humilla y se vuelve como este niño. Y el que recibe en mi nombre a un niño como éste, me recibe a mí. (Mateo 18.3-5).
El más insignificante entre todos ustedes, ése es el más importante. (Lucas 9.48).

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

8 Responses to ¿Convienen o no los premios en la música cristiana católica?

  1. Marcela Mereles y del Valle says:

    Hola, soy Marcela y como a todos ustedes me gusta la música y expresar a través de ella mi amor y alabanzas al Señor y a mis hermanos. Me gusta proclamar la alegría de ser cristiana, de haber experimentado la salvación de Cristo y varios aspectos de mi vida. Toco la guitarra (líricamente, y canto aunque no crean que como ángel) pero al cantar, no sólo expreso lo quel siento sino que creo que Jesús es quien me canta y evangeliza. El es mi Vida.Eso es lo que a mí me importa de la música, lo que Dios hace por mí y yo hago por los demás, no si soy más que los demás. Yo me había alejado de Dios y un día iba en el coche por segundo piso cuando se me ocurrió poner un CD de Lalo Ortíz Tirado y no sé ni por qué empecé a llorar y llorar y a sentir un quebranto un cambio dentro de mí, que me recordó cómo Jesús me ama y todo lo que El me había dado de enseñanzas en la Iglesia. Claro que no choqué porque esto fué obra del Señor. Ustedes creen que me importó si él ha ganado premios o no? Por supuesto que se merece el mejor premio que es el mismo JESUS y fué lo que él, a través de su canto me dió. Gloria a Dios!

  2. Raúl Rodríguez Bastos says:

    Hola, quiero compartirles que llevo más de 15 años en la bra del Señor, sirviendole a travé de ministerios de música en varias parroquias. Hasta hace poco, cantabamos en nuestras celebraciones musica cristiana evangelica, sin embargo, al reflexionar sobre ella, me dí cuenta que mucha música cristiana se volvio comercial, y no se puede agradar a 2 señores, o se hace música que agrade a Dios o se hace música que agrade al mundo. No quisiera que eso mismo pasará con la música catolica. Dios los bendiga.

  3. Luis C. Rodriguez says:

    Me parece que si bien el ejemplo de los niños es muy lindo, ese no es el caso que aqui se presenta. Hay 2 cosas que me parece importante diferenciar:
    1) Los ministerios de música deben estar enfocados al servicio, a mostrar a Jesús. Eso hace que un premio o reconocimiento pase a segundo (o tercer o cuarto o lo que sea) plano.
    2) Somos seres humanos, que buscan e inclusive necesitan cierto reconocimiento (por un poco de “salud mental”), asi que un concurso es útil para que se reconozca un trabajo. Pero aca si me parece importante recalcar lo que dice el artículo: la forma en que se escoge “el ganador”no es conveniente porque el que tenga mas amigos es quien va a “ganar”. Un concurso debería tener personas especializadas, y de alguna forma tampoco debería juzgar líricas (obvio, las letras no pueden estar en contra de la fé o de las enseñanzas de la iglesia) sino estilos, calidad de grabación, etc.
    Si, es cierto, hay grupos que dificilmente pueden pagar para grabar un buen producto, esto haría que muchos estén en desventaja, pero eso no sólo ocurre acá en la música católica sino en todo tipo de música. Para eso se debería crear algún tipo de filtro, como producciones semi pro, o profesionales.
    En fin, a mi parecer los concursos y en especial el hecho de no ganar no hace que una persona se vuelva amargada o algo asi, no, yo creo que la “sana competencia”con reglas claras y justas motivan a que cada vez se quieran y hagan mejores cosas, que en última es lo que queremos dar a nuestro Señor: lo mejor de nosotros.

  4. Laura wellems says:

    Esa vanidad de vanidades es lo que está llevabsndo a la Iglesia y a muchos a su perdición, si bien hay que ser astutos y utilizar muchas de las herramientas que nos ofrece el mundo hay que estar atentos a no desviarnos, los que le canta a dios son servidores y por tanto debemos cuidar no sumergirlos en la vanidad y la vanagloria. No estoy deacuerdo, pues no podemos sumergirnos tanto en loq ue nos ofrece el mundo. Dios tiene que ser el protagonista no los hombres. San Pablo:” que yo dismuniya para que Cristo aparezca “. no lo olvidemos esa es la clave. Bendiciones.

  5. lili montes says:

    Estoy completamente en desacuerdo con el que escribió el artículo, sin embargo respeto su punto de vista.
    OBVIAMENTE la misión de un músico católico NO es “pedirle a la gente que vote por sus temas”… no sè como describir esta afirmación; llamémosla “ingenua”.
    Si hay algún artista católico que considere que gana su medalla de oro con ese concurso simplemente no estaría nominado a este, y si existe una excepción no le va a durar mucho su “carrera de estrella”.
    Estoy segura que a la gran mayoría de artistas católicos con algo de reconocimiento les ha tocado empezar desde abajo, luchando, entregando mucho de su tiempo y talento para llevar el mensaje, y en esa lucha habrán ganado muchas medallas de palo aunque ni se den por enterados.
    Como testimonio tengo dos amigos que empezaron por simple afición a la música y la única parte donde los escuchaban o les tocaba escucharlos era en sus parroquias por que el padre consideraba que eso era mejor que nada, y ahora Cristo es el centro de sus vidas, están en el seminario y da gusto escucharlos.
    Pienso que estos concursos son sanas y efectivas herramientas de evangelización como las actividades lúdicas que realizan en los congresos o retiros para divertir y distraer, y si alguien gana dinero, sintonía, fama, o lo que sea, esta bien por que son bendiciones de Dios; entonces no veo por que sentirse indignado señor escritor de blog.

  6. PEDRO says:

    Estimados hermanos recomiendo una buan dosis de formacion liturgica y posteriormente de la contemporanidad del evagelio ..
    leamos los documentos de la iglesia , Puebla . Santo Domingo Aparecida. alli esta el llamado y la guia a la luz del evangelio para asumnir los retos en nuestra mision apostòlica….Bendiciones

  7. Mirsa says:

    Creo que no es conveniente lo de los premios, sería como hacer las cosas por moda y no por agradar a Dios. hay cosas sacras que no pueden ser profanas, por así decirlo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>