Acerca del caso del bebé de Piedecuesta: ¿qué es lo que hay que pensar?

Comparto con ustedes una reflexión que envié a una amiga, madre de familia, acerca de los dolorosos hechos en Piedecuesta (Santander) por la muerte de un bebé. De acuerdo con las primeras investigaciones, y sin que se haya dictado fallo definitivo en su contra, la mamá del pequeño parece ser responsable de su fallecimiento. Y a los músicos, ¿qué nos toca en esto?


Desde hace unos días, en medio de la violencia y la injusticia que se han convertido en el pan de cada día en mi patria, Colombia, la opinión pública se ha visto sacudida por la noticia de la desaparición de un bebé en el muncipio de Piedecuesta, departamento de Santander. Lo que parecía ser un caso de secuestro, uno de tantos otros que, la verdad, yo no tomé muy en serio, hoy, 17 de junio de 2009, se convirtió en un todavía más doloroso caso: de acuerdo con las autoridades, al parecer la madre del pequeño es la responsable de su muerte. Con esa noticia amaneció mi país esta mañana.
Ante este hecho, al abrir mi Facebook puse como pensamiento del día: “Y nos levantamos con el caso del bebé de Piedecuesta… Duele, pero siempre hay peligro de acostumbrarse hasta al dolor. Ojo, antes de juzgar, a pensar muy bien. Sobre todas las cosas, la vida”.
Una amiga mía, madre de una niña, leyó este texto y, desde luego movida por la tristeza ante la situación del momento, sencillamente me preguntó: ¿qué es lo que hay que pensar?
La respuesta que le di, que al final tendió un puente de comunicación entre mi amiga y yo, la comparto con ustedes como mi posición frente al hecho lamentable. Eso sí, debo decir que no expongo fórmulas ni recetas mágicas: es solamente lo que pienso
“Me gustaría contestar tu pregunta reconociendo que, ante el caso del bebé de Piedecuesta, hablo como un hombre que nunca sabrá lo que es tener una vida en su interior, ¡qué privilegio el que has tenido tú y muchas mujeres en la historia! Y sé que tú, como mamá, de seguro encuentras el caso del bebé como algo terrible. Desde luego que lo es.
Cuando hice el comentario que generó tu pregunta, acerca de pensar, quise decir: hay que preguntarse ¿por qué pasan estas cosas? Sin olvidar que se lleva a cabo una investigación legal que tiene que dar respuestas de verdad, ¿por qué una mamá mataría a su hijo? Esta pregunta de fondo exige respuestas de fondo, y tenemos que pensarlas entre todos. No es simplemente decir: esta loca y ya. O es una desalmada, y ya. Ya esta mañana en la radio dijeron: el 50% de los niños en Colombia no son deseados por sus papás. Y eso, dijeron algunos periodistas, es culpa de la Iglesia Católica, que no aprueba el uso del condón para evitar la sobrepoblación y los embarazos no deseados. Imagínate que opinión tan facilista. Porque se les olvidó decir que es más fácil que un hombre se ponga un preservativo a que sea educado, desde niño, para amar y pensar el valor de la vida. Eso también es peligroso. Y por otra parte, gran parte de las cosas terribles de nuestra sociedad se debe a la injusticia social: los que tienen mucho cada día acaparan más, y los que tienen poco cada vez son más miserables. Y nosotros aquí, acostumbrados a esta situación, aprobando todo con el silencio.
Solamente quería responder tu pregunta, espero no sonar a sabelotodo… Ya lo dijo el zorro del Principito: lo esencial, las causas verdaderas, son invisibles a los ojos”.
Tras recibir la respuesta de mi amiga, revisé la publicación virtual de uno de los periódicos de mi país. Y vi que, así como hay personas que atacan y condenan a la mamá del bebé, hay otras que intentan reflexionar. Al lado de la tragedia, hay un resquicio de luz.
Y ahora, amigas y amigos: ¿qué nos corresponde en esta situación?
Colegas, hermanas y hermanos músicos: ¿qué nos corresponde en esta situación?

This entry was posted in Artículo de la semana. Bookmark the permalink.

One Response to Acerca del caso del bebé de Piedecuesta: ¿qué es lo que hay que pensar?

  1. Javier Guzmán says:

    Estoy de acuerdo con la opinión de Carlos Novoa, pues no sabemos a ciencia cierta las cosas que pasan por la mente de cada persona en un momento dado, que hacen que actúe de forma completamente “irracional” o descabellada. Como dicen en la provincia de mi México: “cada viejo sabe que carga en su costal”. Sólo Dios y la señora saben que sucedió, y creo que ni la señora. De ahí nace la pregunta: ¿Que pensar de estos casos?
    Dios les bendiga y el ES les acompañe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>